“Pelear dentro de una jaula es como el sexo”

Descubre a Gina Carano, una mujer capaz de enamorarte con una sonrisa tan rápidamente como puede noquearte con uno de sus puños.


En 1982 Gina Carano se convertía en la segunda hija de Glenn Carano y Dana (Cason). Dallas County, en Texas, vio nacer a la exuberante y atlética Gina que conocemos hoy. Por su cuerpo corren dos tipos de sangre. La del deporte por parte de su padre, que fue ‘quarterback’ en los Dallas Cowboys de 1977 a 1983. La otra, según dice ella, tiene un pequeño porcentaje de ascendencia italiana.

Los primeros recuerdos de Gina Carano tienen lugar en el salón familiar después de cenar. Sillas, mesas, muebles y sofás eran retirados para convertir la sala en un improvisado ring, donde Gina podía ‘pelear’ con sus primos varones.

Gina se trasladó a Las Vegas, Nevada, cuando sus padres se divorciaron, y se graduó en la Trinity Christian School. A partir de ese momento Gina y sus hermanos pasarían a tener una doble vida, una con su padre y otra con su madre. Dos navidades, dos cumpleaños,… La ansiedad del divorcio y la acumulación de nuevas sensaciones se reflejaron en los problemas de peso que luego sacudirían la vida de Gina.

Fue en Las Vegas donde tuvo su primer logro deportivo liderando al equipo de baloncesto, que conquistó el título ese año. También pasó tres años por la University of Nevada, donde obtuvo su diploma en Psicología. Con estas perspectivas, podría suponerse que Gina acabaría sentada en un cómodo sofá escuchando los problemas de otras personas tumbadas en un diván.

Descubriendo el Muay Thai

Fue su exnovio, Kevin Ross, quien le cambió la vida totalmente introduciendo a Gina en el mundo del Muay Thai, una disciplina dentro de las artes marciales donde se permite usar todas las extremidades del cuerpo, como la mano, el codo, el brazo, el pie, la pierna e, incluso, agarrar al oponente, para realizar una proyección. Ross era un practicante habitual de deportes de contacto, y ,después de rogar mucho a Gina, consiguió que se acercase por el gimnasio en el que él entrenaba. Una vez puso un pie en el gimnasio, se desató la pasión y la afición de Gina por el Muay Thai.

gina carano in the ring La belleza animal de Gina Carano

Durante uno de sus entrenamientos.

De esta forma, pudiera decirse que por amor, comenzó su carrera en el mundo de la lucha. Conceptos ambos curiosamente unidos en la vida. En unos meses estaba participando en varios combates ‘underground’ con un cierto estilo al Club de la lucha. “Era realmente buena peleando”, comentaba Carano.

Por aquel entonces Gina no poseía el espectacular cuerpo que ahora exhibe en portadas de revista como Maxim o ESPN. En ese momento pesaba 79,5 kilos cuando una noche, regada por los efluvios del alcohol de unas cervezas que compartía en compañía de su entrenador, éste le dijo: “Oh, cielo, estás rellenita. Necesitas perder algo de peso urgentemente”. Una dieta estricta y un entrenamiento severo rebajaron esa cifra a 66 kilos, esculpiendo las espectaculares medidas que tiene hoy su cuerpo.

Gina seguía compitiendo en Muay Thai, con un contundente 12-1-1 (combates ganados, perdidos, empatados). Después de estas descomunales cifras fue invitada a participar en la MMA (Mixed Martial Arts: estilo de lucha en el que se combinan varias artes marciales y se disputa dentro de una jaula octogonal), lo que le dio fama mundial. Corría el año 2006.

Construyendo una leyenda

Su primer combate en la MMA se celebró en Las Vegas, y tuvo como oponente a Rosi Sexton. Gina mando a Sexton a la lona después de una rápida combinación de golpes a los 38 segundos del primer asalto. Realmente no fue un gran espectáculo pugilísticamente hablando, pero su hermosa cara y su lujurioso cuerpo parecieron contentar a los miles de espectadores allí presentes.

Las siguientes peleas tuvieron como contrincantes a Elaina Maxwell, en diciembre de 2006. Julie Kezdie, en febrero de 2007, sería la siguiente víctima en el primer combate televisado de lucha femenina en horario de ‘primetime’. En septiembre de 2007 se enfrentó a Tonya Evinger, ganando el combate por ‘submission’, modalidad de victoria en la que el oponente admite su derrota y el combate se detiene. Ya en 2008, Kaitlin Young fue la elegida para probar los puños de Gina. Un problema en el peso de Carano dio al traste con el combate, manteniéndolo a la espera de que Gina alcanzara el peso requerido.

Mientras Gina iba destrozando rivales una tras otra, le llegó la oportunidad de aparecer en televisión. El programa de la NBC American Gladiators se fijó en ella y la transformó en Crush, el nombre del personaje con el que encandiló a los televidentes. Su participación fue un éxito de audiencia, y rápidamente se convirtió en el personaje preferido del público.

Pero Gina no había abandonado el mundo de la lucha ‘real’. En octubre de 2008 estaba pactado un combate contra Kelly Kobold. En el ‘weigh-in’, durante la presentación de la pelea, Gina marcó un pesaje de de 64,80 kilos, por encima de los 63,50 permitidos para el título que iban a disputar. Sin pensarlo mucho, se deshizo de su sujetador deportivo mientras una toalla sujetada por dos fornidos caballeros impedían que los objetivos de los fotógrafos captaran la instantánea que todos sus fans hubieran deseado.

Ya sin sujetador marcó un peso de 64,70, insuficiente todavía. Tuvo que quitarse toda la ropa para dar los 64 kilos (permiten un margen) que la aprobaban para combatir. Ganó el combate por decisión unánime.

La caída y el abandono ¿definitivo?

Pero como todos los grandes ejércitos de la historia, ninguno es imbatible por siempre. En Agosto de 2009 tendría lugar el combate definitivo. Se creó una división especial para dar cabida a las dos mujeres que se iban a enfrentar: 66 kilos por cada bando se encontrarían en el ring, Carano Vs. Cyborg. Cristiane ‘Cyborg’ Santos, una brasileña que, al igual que Gina, estaba arrasando en sus enfrentamientos contra otras púgiles.

gina carano guantes boxeo La belleza animal de Gina Carano

Desafiante con guantes durante una entrevista.

Aquí se produjo la gran caída. Gina perdió el combate por TKO (‘technical knockout’: el árbitro interrumpe el combate porque uno de los luchadores no puede continuar el combate) a los cinco minutos del primer round. Un duro golpe para Gina, pero, como dirían sus fans: “Eh, sigue siendo atractiva, eso es bueno”.

En un intento desesperado por desprestigiar la victoria sobre Gina, ciertas partes de la prensa difamaron el nombre de Cristiane Santos acusándola de haber utilizado sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento deportivo, algo que posteriormente se demostró cuando dio positivo por esteroides. Seriamente, ¿quién no lo hace en Estados Unidos?

Este hecho fue el punto decisivo que orientó la vida de Gina hacia un camino muy distinto. Se encontraba en uno de los peores momentos de su vida, nunca había sufrido una derrota como esa. Pero Gina ya había pasado por momentos duros, ya que su carácter se había forjado íntimamente ligado a la vida de su hermana. Un año mayor que ella, fue el modelo que Gina usó para formar su personalidad. La música, ropa o gustos de Casey Carano eran absorbidos por Gina. Se convirtió en el foco que iluminaba su camino. Todo eso se vino abajo cuando Gina se encontraba en el instituto y Casey se introdujo en el mundo de las drogas, ocasionando multitud de problemas y situaciones límite para la familia. Fue Gina la que se encargó de salvarla y solucionar durante unos años todas las malas elecciones de su hermana.

“Mientras todos los demás se estaban preparando para ir a la fiesta de fin de curso y centrados en sus cosas, yo estaba recibiendo llamadas telefónicas: “Eh, tu hermana está en la cárcel”, o “Oye, tu hermana se encuentra en rehabilitación una vez más”, decía Carano. “Me llamaron avisándome que mi hermana se encontraba en problemas mientras ‘disfrutaba’ de una fiesta en casa de unos desconocidos. Entré en el baño y vi como tres tíos grandes sujetaban a Casey. Les grité: ‘Soltadla de una puta vez’, la saqué de allí y me la lleve a casa”.

Con estas premisas se comprende que el carácter de Gina no la permitiese rendirse y hundirse en el ostracismo por una derrota dentro de un ring.

Tras el combate, se mantuvo retirada, no sólo de los focos del ring, sino también de la vida pública. Su vuelta a los rings o su futuro en el mundo de la lucha, fueron algunos de los rumores que flotaban en el ambiente y entorno del mundo de la MMA.

Es en 2011 cuando se vuelve a saber de Gina. Un combate programado para el 18 de junio es la primera noticia oficial que se tiene sobre ella. Días antes de la pelea, la comisión deportiva dice que Gina ha fallado el pre-examen médico, imposibilitando su participación en él. El combate se anula, y algunos sectores piensan que eso no ha sido más que una cortina de humo para recuperar el ‘marketing’ perdido de Gina.

Un mes más tarde realiza su primera aparición pública presentando en el Comic-Con junto con Steven Soderbergh la película en la que participa como protagonista: Haywire. Quizá esos sectores no estuvieran tan desencaminados al sospechar.

Steven Soderbergh y Gina Carano cuentan como, en 2009, juntaron sus caminos en un momento difícil para ambos: “Éramos como dos pájaros heridos, sentados en el café, pensando: ‘La vida no es justa a veces’”. La película se acaba de estrenar en Estados Unidos.

Si Gina volverá al ring es difícil de saber, pero se puede intuir que no. Sus 29 años y su incipiente carrera en Hollywood indican que los días de sudor, vendas y golpes han llegado a su fin. En sus propias palabras: “Los combates han sido mi vida estos nueve años. Pero sé que pelear no es algo que pueda hacer por toda mi vida. Sin embargo, actuar en películas sí es algo que puedo realizar por mucho tiempo y muy atractivo de explorar”.

Compartir

5 comentarios

  1. Javi 23 julio, 2012 a las 21:48

    Responder

    Gran artículo. Soy un fan de Gina, y me soprendió encontrarlo.
    Felicidades.

    • Roberto Ross 24 julio, 2012 a las 22:38

      Responder

      Gracias, Javier. Me aficioné a Gina cuando mi compañero de piso en Edimburgo veía los combates de la MMA y vi uno de Gina.

    • sergio muñoz 26 octubre, 2012 a las 17:30

      Responder

      es genial esta chica genial

      66 kg. jaj eso es un cuerpo

      si tienes fotos geniales sime las mandas

      tambien su e – mail

      gracias

      genial publicacion

      saludos

  2. abner 7 enero, 2013 a las 19:55

    Responder

    exelente, esperemos que suba al octagono nuevamente

    • Paperfront Magazine

      Paperfront Magazine 13 enero, 2013 a las 22:12

      Responder

      Por lo que sabemos está complicado. Su carrera en el cine es inminente, aunque nunca se sabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>